¿Cómo elegir el aceite de motor para el coche?

El aceite de motor lubrica y limpia el motor creando una película que disminuye la fricción entre las partes móviles. Sin embargo, cuando no tiene la viscosidad indicada, puede provocar averías graves. En este artículo te indicamos los diferentes tipos de aceite de motor que existen y cómo elegir el más adecuado.

acete motor coche

El aceite de motor es uno de los grandes olvidados cuando se hace referencia al mantenimiento del coche. Sin embargo, de su calidad e integridad depende la vida del motor en términos de duración y prestaciones. De hecho, un aceite de baja calidad o que esté sucio no solo deja de ejercer su función protectora y de limpieza sino que incluso puede perjudicar el motor haciendo que pierda compresión o llegando a causar averías aún más graves.

Los tipos de aceite de motor

Básicamente, los aceites de motor se dividen en dos grandes categorías: el de origen mineral, que normalmente es un derivado del proceso de refinación del petróleo y el sintético, que se suele crear en los laboratorios para obtener un producto que se adapte perfectamente al tipo de motor.

Con esta simple distinción ya es posible comprender que el aceite sintético es un poco más caro pero garantiza una mayor protección al motor. También existe una tercera alternativa a mitad de camino en lo que respecta al precio y la calidad: se trata de una mezcla de aceite de origen mineral y sintético.

Otro detalle importante a la hora de elegir el aceite de motor es su viscosidad. Independientemente de la calidad del aceite, la viscosidad se determina teniendo en cuenta el tipo de motor en que se va a utilizar. Los coches modernos normalmente demandan aceites más fluidos porque tienen conductos más estrechos mientras que los modelos más antiguos a veces utilizan aceites más viscosos.

 No obstante, recuerda que si el motor tiene alguna pérdida pequeña, es aconsejable que apuestes por un aceite más viscoso ya que así evitarás tener que añadir aceite continuamente.

Pautas para elegir el aceite de motor adecuado

Ante todo, debes saber que el manual de uso de cada coche indica el tipo de aceite de motor que se debe utilizar. Por tanto, es imprescindible que lo consultes para que conozcas la categoría adecuada de lubricante que necesita tu vehículo. En sentido general, los aceites de motor API o ACEA son los más recomendados ya que siguen normas de calidad estrictas. Después de estas siglas hallarás un código alfanumérico que puntualiza otros detalles del aceite.

En lo que respecta a la clasificación API, la letra S se refiere a los aceites de motor para los coches de gasolina y la letra C para los diesel. En la ACEA, la letra A se utiliza para los de gasolina y la B para los diesel. El número o la letra siguiente indican la calidad del aceite de motor, lo cual significa que mientras más grande sea, mayor será la calidad del aceite.

Por tanto, si el manual de tu coche sugiere utilizar un aceite de motor tipo SH de la clasificación API, tendrás que elegir un producto idéntico o de calidad superior, como por ejemplo, un SJ pero nunca uno de calidad inferior, como puede ser un SG. Lo mismo se aplica a la clasificación ACEA, si esta sugiere el uso de un B3, podrás elegir entre este o un B4 pero nunca un B2 porque tiene una calidad inferior y podría dañar el motor.

Acete de motor

Compartir esta publicación en:

Google+ Linkedin Reddit Tumblr+ @Email to

Sobre el autor


Nacida y criada en 1988 en el madrileño barrio de Carabanchel Alto, junto al entrañable Manolito Gafotas. Ya hace un tiempo (desde 2012) que trabajo en Mister-Auto, concretamente en el departamento de Marketing y comunicación. Actualmente superviso la estrategia de comunicación y publicidad para los mercados de España y Portugal. Al mismo tiempo estoy al cargo de la imagen corporativa de la empresa como Community Manager en las diferentes redes sociales y de la redacción y optimización de contenidos web. Pero lo que más aprecio de este trabajo es que no hace falta ser un manitas para entender de mecánica y saber reparar tu coche así que ¡manos a la obra!