Accesorios de seguridad imprescindibles en un coche

Lo que marca la ley

Al contrario de lo que muchos puedan pensar, en la mayoría de países se han reducido los requisitos referentes a los accesorios necesarios para circular. Concretamente en España, a partir de 2010, el código de circulación establece que los elementos necesarios son: dos triángulos de señalización del tamaño y material homologados; un chaleco reflectante también homologado (mejor llevarlo a mano dentro del habitáculo); y una rueda de repuesto en buen estado (o, en su defecto, una de uso temporal) junto con las herramientas necesarias para reemplazarla (gato o elevador y llaves). Si no llevas estos accesorios de seguridad, corres el riesgo de recibir una multa de tráfico.

18243851_m

Los imprescindibles

Más allá de la preocupación por no ser multado, un conductor responsable debe saber anticiparse a los posibles imprevistos que puedan surgir durante un viaje o en la conducción cotidiana. Hay una multitud de pequeños elementos que pueden ser útiles, bien para arreglar una avería o bien para afrontar esas situaciones con seguridad. Por ejemplo, ¿has pensado en llevar una botella pequeña de lubricante siempre en el maletero? Eso te permitirá rellenar el depósito en caso de que haya una pérdida. De esa forma podrás llegar a un mecánico sin necesidad de llamar a una grúa. Incluso, puedes intentar arreglar la avería tú mismo.

Eso nos lleva al siguiente punto, una caja con las herramientas y piezas necesarias: bombillas y fusibles, tornillos, pegamento, martillo, destornillador, llaves de diversos tamaños y formas, más una llave de pico de loro, alicates, algo de alambre, cinta aislante, algunas abrazaderas, un poco de teflón y un cúter. Todo esto te servirá para afrontar pequeñas averías en carretera. Eso siempre y cuando tengas algunos conocimientos de mecánica. Para ponerte manos a la obra conviene tener a mano unos guantes de trabajo, varios trapos y una linterna, asegurándote de que las pilas funcionen (por si se hace de noche). Intenta llevar todo eso en el maletero y no te olvides de reservar espacio para las botellas de agua destilada, líquido refrigerante y anticongelante, así como unas pinzas de arranque por si se agota la batería.

Por tu seguridad y las de los pasajeros

Los conductores de la vieja escuela, suelen ser más previsores aún y llevan otros accesorios de seguridad: un extintor por si se produce algún incendio (los coches antiguos eran más propensos a incendiarse en caso de accidente), una navaja bien afilada y un martillo dentro del habitáculo (para poder romper las ventanillas o cortar el cinturón en caso de accidente) y una botella de agua potable. También es muy importante (imprescindible) llevar un asiento homologado para bebés, en caso de que haya un ocupante menor de 12 años. No hay que olvidar, por supuesto, un botiquín de primeros auxilios y tener todos los papeles en regla (especialmente del seguro), con los últimos recibos de pago al día.

43223628_m

Compartir esta publicación en:

Google+ Linkedin Reddit Tumblr+ @Email to

Sobre el autor


Nacida y criada en 1988 en el madrileño barrio de Carabanchel Alto, junto al entrañable Manolito Gafotas. Ya hace un tiempo (desde 2012) que trabajo en Mister-Auto, concretamente en el departamento de Marketing y comunicación. Actualmente superviso la estrategia de comunicación y publicidad para los mercados de España y Portugal. Al mismo tiempo estoy al cargo de la imagen corporativa de la empresa como Community Manager en las diferentes redes sociales y de la redacción y optimización de contenidos web. Pero lo que más aprecio de este trabajo es que no hace falta ser un manitas para entender de mecánica y saber reparar tu coche así que ¡manos a la obra!