¿Cómo cambiar la correa de distribución de tu coche?

Función de la correa de distribución

La correa de distribución es la encargada de transmitir el movimiento del cigüeñal al árbol de levas, cumpliendo el mismo papel que la cadena de una bicicleta o una motocicleta. En algunos casos también puede ser la encargada de mover la bomba de aceite, la bomba de agua y, cuando el coche tiene motor diésel, la bomba de inyección.

El rendimiento y vida útil de la misma depende del combustible que utilice el vehículo. Como primera regla, es necesario remitirse al manual del vehículo y al kilometraje recomendado para su sustitución (entre 100.000 y 120.000 kilómetros). Una ruptura puede significar el gripado del motor, con averías muy graves en las válvulas o los pistones, razón por la cual es muy importante revisar y cambiar la correa de distribución cuando sea necesario.

31806115_m

Qué necesitas

Cuando se sustituya una correa de distribución en mal estado, se recomienda hacer lo propio con la bomba de agua, ya que de lo contrario, la correa se descentrará provocando pérdidas de fluido con el tiempo. Además, debes recordar que es obligatorio cambiar también los rodillos tensores y que tienes que contar con un kit de sustitución de correa. Antes de tocar nada, hay que asegurarse de que el motor esté completamente frío. Y recuerda que se trata de una operación compleja que requiere algo de práctica y conocimientos.

 Manos a la obra

Abrimos el capó. Lo primero es desconectar la batería para trabajar con seguridad. Generalmente, la correa se encuentra en uno de los costados del motor, muchas veces recubierta con un plástico. Para acceder a ella en ocasiones hay que extraer otras piezas. Dependiendo del modelo esto puede variar bastante, pero, como norma general, tanto en un motor diésel como gasolina, hay que retirar los inyectores (o el salto de chispa) y el filtro de gasoil o gasolina, el depósito del líquido refrigerante, la bomba de dirección asistida y la tapa de la distribución.

 En algunos casos puede llegar a ser necesario elevar el vehículo y sacar una de las ruedas. La idea es poder trabajar con comodidad y espacio. También debes recordar apuntalar el motor, lo cual significa bloquear el árbol de levas con el cilindro metálico y el cigüeñal con una pieza dentada. Después hay que usar el tensor para aflojar el circuito –todos estos elementos vienen en el kit de distribución– y extraer primero los rodillos y después la correa. Aprovecha este momento para limpiar y desengrasar toda la zona.

A partir de ahí sólo queda hacer la operación inversa. Coloca el tensor, destensa, y ya puedes cambiar la correa de distribución y los nuevos rodillos. Gira el tensor en el sentido de las agujas del reloj poco a poco (normalmente hay una hendidura que marca la posición). Después, monta todos los elementos que tuviste que sacar previamente. Arranca el motor, déjalo varios minutos y observa que todo funcione correctamente.

 32307324_m

Compartir esta publicación en:

Google+ Linkedin Reddit Tumblr+ @Email to

Sobre el autor


Nacida y criada en 1988 en el madrileño barrio de Carabanchel Alto, junto al entrañable Manolito Gafotas. Ya hace un tiempo (desde 2012) que trabajo en Mister-Auto, concretamente en el departamento de Marketing y comunicación. Actualmente superviso la estrategia de comunicación y publicidad para los mercados de España y Portugal. Al mismo tiempo estoy al cargo de la imagen corporativa de la empresa como Community Manager en las diferentes redes sociales y de la redacción y optimización de contenidos web. Pero lo que más aprecio de este trabajo es que no hace falta ser un manitas para entender de mecánica y saber reparar tu coche así que ¡manos a la obra!