¿Por qué cambiar los amortiguadores?

¿Qué es un amortiguador?

El buen estado de los amortiguadores es esencial para garantizar la seguridad en el vehículo. El sistema de amortiguación sirve para absorber los impactos que sufre el coche, de manera que sean menos perceptibles para los pasajeros. Si bien gracias a este mecanismo los pasajeros tienen una experiencia de conducción mejor, los amortiguadores se resienten debido a los continuos golpes.

El sistema de amortiguación se compone de un amortiguador de gas y amortiguador de resorte, y ambas piezas deben de estar en perfecto estado para que el funcionamiento sea el correcto.

La primera de las piezas se trata esencialmente de un cilindro rodeado por un resorte que sirve como receptáculo de aceite. Este aceite se comprime en el cilindro con un pistón que está constantemente moviéndose arriba y abajo en cada viaje que hace el vehículo. Este movimiento es el que tiene la función de absorber los choques.

El llamado triángulo de seguridad de un vehículo se compone por:

–          Freno

–          Neumáticos

–          Amortiguadores

En caso de desgaste de los amortiguadores la vida de los frenos y los amortiguadores se reduce. De igual manera también podemos sufrir el desgaste de los amortiguadores debido al mal estado de los neumáticos.

Además, debemos de tener en cuenta que hay varios tipos de amortiguadores y que la única diferencia entre ellos son las ventajas competitivas entre unos y otros.

Si bien todos los amortiguadores cumplen la misma función, es decir, unirse al suelo y reducir los golpes además de mejorar la manipulación y garantizar la comodidad de los ocupantes, algunos son más flexibles y por lo tanto más eficaces para la comodidad. Otros son más rígidos y por lo tanto más eficientes para absorber desniveles. Esta flexibilidad depende de lo que se llama la calibración, es decir, el ajuste de la posición de los diversos elementos de los amortiguadores.

1200px-XU_Motor1

 

¿Cuándo cambiar los amortiguadores de su coche? 

Al igual que todas las partes de su vehículo, los amortiguadores se desgastan y deben ser controlados regularmente. En general, se recomienda cambiar los amortiguadores del mismo chasis, tanto delantero como trasero, cada 80 000 km. Sin embargo, se recomienda encarecidamente hacer que se verifiquen cada 20 o 30 000 km. Esta vida útil puede variar dependiendo de los viajes que realice y del estilo de conducción. De hecho, el desgaste de la suspensión no es lo misma si se conduce en zonas urbanas, en montaña o si conduces de manera deportiva.

El problema es que es difícil de ver o sentir cuando los amortiguadores están desgastados. De hecho, visualmente, un amortiguador desgastado casi no ve; peor aún, uno puede acostumbrarse a la conducción con amortiguadores defectuosos y no sentir nada.

Pero los amortiguadores usados ​​son no son indetectables, ya que pueden oxidarse y causar fugas. Además se pueden dar efectos colaterales, como que se reduzca la resistencia al viento.

Aparte de estos problemas que son peligrosos a la hora de conducir, los amortiguadores desgastados provocan otros riesgos significativos que no son fáciles de detectar. Algunos de ellos son la necesidad de aumentar la distancia de frenado o que se reduzca la adherencia del vehículo en suelo mojado o húmedo, comúnmente llamado aquaplaning.

En resumen, estos son los principales síntomas de amortiguadores desgastados:

–          En una curva el coche puede padecer de “deslizamiento”, o lo que es lo mismo, que debido al desgaste de los amortiguadores esto repercuta en la dirección del vehículo.

–          La adherencia a la carretera se reduce.

–          La distancia de frenado se extiende.

–          Se siente el desnivel del suelo.

 

¿Cómo cambiar los amortiguadores?  

Antes de nada, tienes que saber que los amortiguadores se cambian siempre a pares, ya sean de la parte delantera o trasera del vehículo, para mantener el equilibrio. De lo contrario es posible que se den fallos o de lugar a problemas como la perdida de control sobre el terreno.

Retirar los amortiguadores para luego instalar los nuevos requiere un cierto nivel de experiencia en cuestión de mecánica. Si decides que eres lo suficientemente diestro para llevar a cabo la labor lo mejor es que te reserves la tarde del sábado entera, porque es un trabajo que puede durar varias horas.

Como nota importante, es imprescindible comprobar la estanqueidad de los amortiguadores durante el vaciado, ya que una fuga no pasaría ningún control técnico, además de generar problemas posteriores.

Auto_Mechanic (1)

Compartir esta publicación en:

Google+ Linkedin Reddit Tumblr+ @Email to

Sobre el autor